Desde Septiembre de 2008 dedicado a las formas progresivas de la EM

IR A
PÁGINA DE INICIO


viernes, 3 de junio de 2011

Nuevas regiones del genoma asociadas a enfermedades


Alfonso M. Corral - 22 de mayo de 2011

La información genética de los seres vivos es bastante más que los genes que tenemos. De hecho, éstos tan sólo representan el 5% de nuestro genoma. De todos modos, el resto es fundamental para poder regular la formación de tejidos y órganos. Tanto, que alteraciones en este mal llamado ADN basura están frecuentemente asociadas a enfermedades como la esclerosis múltiple.

Lo que acaba de descubrir un consorcio internacional de laboratorios de Sevilla, Madrid, Barcelona, México, Granada y Oporto, son una serie de secuencias de ADN que se encargan de proteger a los genes.

Coordinados desde el Centro Andaluz de Biología del Desarrollo por José Luis Gómez-Skarmeta y Fernando Casares, las señales descubiertas, delimitan el campo de acción de aquellos elementos que regulan tanto la cantidad como el momento en el que los genes producen proteínas, aislándolos y protegiéndolos de interferencias no deseables causadas otros genes cercanos que acabarían provocando alguna enfermedad. En el caso de su estudio, la esclerosis múltiple.

La importancia de estas zonas del genoma queda puesta de manifiesto, explica desde el Centro Nacional de Biotecnología Lluís Montoliu, por el hecho de que “se hayan mantenido constantes a lo largo de la evolución”. Sorprendentemente, estas secuencias génicas aparecen tanto en genomas de mamíferos (humanos y ratones) como en el de las aves (el pollo).

El descubrimiento pone de nuevo en valor la existencia de información relevante, fundamental para la vida del organismo, en regiones de nuestro genoma que hasta hace bien poco recibían poco o nulo interés. Y a pesar de que, como comenta Gómez-Skarmeta, estas “regiones reguladoras son difíciles de identificar” porque se desconoce su lenguaje en el código genético, podrían ser utilizadas a partir de ahora en el diagnóstico genético.

Y es que cada vez parece más claro que son muy pocas las enfermedades causadas por la mutación de un sólo gen. Por ello han empezado a mirar ya este tipo de señales, frecuentemente alejadas de los genes, pero esenciales para su correcto funcionamiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario