jueves, 29 de agosto de 2013

Investigadores austríacos logran crear 'minicerebros' a partir de células madre


JANO.es · 29 Agosto 2013

El hallazgo abre la puerta al desarrollo de terapias contra trastornos neuronales, así como a la posibilidad de analizar en profundidad los efectos de ciertos productos químicos en el desarrollo del cerebro.

Científicos del Instituto de Biotecnología Molecular (IMBA) de la Academia de Ciencias de Austria (OeAW) han conseguido imitar con éxito el tejido del cerebro humano mediante un sistema de cultivo tridimensional creado en laboratorio, obteniendo un organoide cerebral o, lo que es lo mismo, un 'minicerebro'.

Según informa el centro investigador, el método, descrito en Nature, se ha conseguido a partir de células madre pluripotentes (iPS). Las señales intrínsecas de las células madre guiaron el desarrollo hacia diferentes tejidos interdependientes del cerebro, creando un sistema menos complejo que el de un cerebro adulto, semejante al de las primeras etapas embrionarias.

La investigación, dirigida por el doctor Jürgen Knoblich del IMBA, abre la puerta al desarrollo de terapias contra trastornos neuronales, así como a la posibilidad de analizar en profundidad los efectos de ciertos productos químicos en el cerebro.

Los científicos recrearon unas condiciones de crecimiento que propiciaron la diferenciación de las células madre en varios tejidos cerebrales embrionarios, generando así el neuroectodermo, una capa de la célula que participa en el proceso de formación neuronal. A los 15-20 días, los 'organoides cerebrales' consistían en tejido continuo (neuroepithelia) y, al cabo de 20-30 días, se observaron regiones cerebrales definidas, incluyendo una corteza cerebral, la retina, las meninges, así como plexo coroideo. Después de dos meses, los 'minicerebros' alcanzaron el tamaño máximo (no superior a un guisante) y sobrevivieron hasta los 10 meses.

Microcefalia, primeras investigaciones

El equipo investigador destaca sobre todo la futura aplicación de su descubrimiento en el área de los trastornos del cerebro humano, ya que los modelos animales que se usan actualmente son menos complejos que el cerebro humano y a menudo no se reproduce adecuadamente la enfermedad humana.

El grupo de Knoblich ya ha demostrado que los 'minicerebros' ofrecen un gran potencial como modelo humano para el análisis de la aparición de la microcefalia, un trastorno neurológico que se caracteriza por un menor tamaño de la circunferencia de la cabeza.

Mediante la generación de células iPS a partir de tejido cutáneo de un paciente afectado de microcefalia, fueron capaces de desarrollar 'minicerebros' afectados por este trastorno que, como era de esperar, fueron de un tamaño aún menor.

Nature (2013); doi:10.1038/nature.2013.13617

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada