miércoles, 22 de octubre de 2014

Bellvitge usa una innovadora técnica permite tratar la incontinencia fecal


El hospital acogerá el próximo miércoles una jornada en la que mostrará su experiencia con diversas cirugías colorrectales en directo

LA VANGUARDIA.com - Vida | 21/10/2014

L'Hospitalet de Llobregat (Barcelona) (EFE).- Especialistas del Hospital de Bellvitge utilizan una innovadora técnica mínimamente invasiva que permite tratar la incontinencia fecal leve, según ha informado el centro en un comunicado.

El hospital acogerá el próximo miércoles una jornada en la que mostrará su experiencia con diversas cirugías colorrectales en directo.La nueva técnica, denominada Gatekeeper, permite tratar a pacientes con incontinencia fecal leve o moderada, una enfermedad que afecta a alrededor del 5 % de la población general y que hasta ahora no se podía tratar.

El sistema consiste en implantar entre los dos esfínteres anales pequeñas prótesis, que se expanden y forman un volumen para mantener el ano más cerrado.El responsable del servicio de cirugía general y digestiva del Hospital de Bellvitge, Sebastiano Biondo, ha explicado que "con esta técnica conseguimos tratar la incontinencia fecal leve y moderada sin realizar cirugía invasiva", y ha recordado que "antes, los pacientes sin una ruptura de esfínter no eran candidatos a la cirugía convencional y sólo se les podía ofrecer tratamiento farmacológico y rehabilitación".

Las prótesis, que hacen una función similar a las hemorroides sanas, se adaptan al cuerpo de manera natural sin mostrar ningún tipo de rechazo ni complicación.

"Para poder realizar estas nuevas técnicas se necesita un buen conocimiento y formación previa", ha dicho Biondo, que recuerda que a lo largo del año el centro imparte cursos de formación en estas nuevas técnicas para cirujanos nacionales e internacionales.

El centro también es pionero en la aplicación de la técnica TDH, una cirugía mínimamente invasiva para el tratamiento de las hemorroides de grado tres y cuatro, que no elimina las hemorroides, práctica habitual en la cirugía convencional, sino que consiste en hacer una ligadura de las arterias hemorroidales para recolocarlas en su posición anatómica natural.

"El problema de eliminar las hemorroides es que éstas pueden prolapsar y sangrar y con este abordaje lo que hacemos es disminuir su volumen y llevarlas a su posición natural, evitando así estas complicaciones, la posibilidad de estenosis e incontinencia, sin dejar cicatriz y provocando el mínimo dolor en el paciente", según Biondo.

Según datos facilitados por el centro sanitario, el 10 % de los pacientes operados de hemorroides tienen incontinencia fecal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada