sábado, 4 de octubre de 2014

Esclerosis múltiple: la desmielinización podría ser reversible



 La esclerosis múltiple es una enfermedad autoinmune que destruye las células que constituyen la mielina
  • Se está investigando en la remielinización de las vainas nerviosas para revertir los efectos de la esclerosis múltiple
  • El ambiente de las células con mielina y el propio sistema inmune podrían ser clave para remielinizar las vainas nerviosas

  • Si comparamos el cerebro humano con un director de orquesta que dirige el comportamiento de nuestro cuerpo, cuando todo funciona correctamente la música fluye, pero cuando se ve afectado por una enfermedad como la esclerosis múltiple pueden empezar a aparecer notas discordantes. Son reflexiones de Robin Franklin director de  Head of Translational Science en el Wellcome Trust-Medical Research Council (MRC) Cambridge Stem Cell Institute y Directorde la  MS Society Cambridge Centre for Myelin Repair.
     
    Tanto su equipo de investigación como otros dirigidos por otros investigadores como los Drs Thora Karadottir, Mark Kotter y Steffano Pluchino están buscando diferentes aspectos dentro de esta orquesta. La esperanza es que sus conocimientos comunes algún día puedan ayudar a inducir la autoreparación de los cerebros de pacientes con esclerosis múltiple.
     
    En términos sencillos, la esclerosis múltiple es una enfermedad autoinmune, lo que quiere decir que el sistema inmune se vuelve contra el propio cuerpo destruyendo los oligodendrocitos que constituyen la mielina, la funda protectora que recubre las fibras nerviosas. La destrucción de la mielina detiene la transmisión de mensajes de los nervios y conduce a daños en las fibras nerviosas, lo que puede llevar a una pérdida progresiva de movimiento, habla, visión… de las 100.000 personas en el Reino Unido que tienen esclerosis múltiple.
     

    El ambiente de las células madre podría ser clave para remielinizar las células en la esclerosis múltiple

    El tratamiento de esta enfermedad es muy complejo, y va más allá de simplemente detener la destrucción de la mielina. Franklin manifestó que: “el daño en la mielina provoca una acumulación de desechos que necesitan ser eliminados, y el ambiente que rodea a las células tiene que ser propicio para regenerar la vaina de mielina. Cuando pensamos en la reparación del daño, hay que considerar diferentes fenómenos biológicos al mismo tiempo”.
     
    Aunque hay medicamentos disponibles para la modificación de las primeras etapas de la esclerosis múltiple, incluyendo alemtuzumab (Lemtrada) desarrollado en Cambridge, no hay tratamientos que regeneren el tejido dañado. Por otra parte, aunque la esclerosis múltiple evoluciona a lo largo de décadas, con períodos de remisión seguidos de recaídas, no existe un tratamiento una vez que el paciente ha alcanzado la fase progresiva (el 50% de los pacientes actuales).
     
    Los oligodendrocitos (fabricantes principales de mielina) están formados por un tipo de células madre en el cerebro llamadas células progenitoras de oligodendrocitos (OPC) y son resposnables de la remielinización de los axones desnudos con mielina en respuesta a lesiones o enfermedades. Esta capacidad de regeneración disminuye con la edad y la esclerosis múltiple.
     

    Estimular el proceso natural de curación de la esclerosis múltiple

     
    “A medida que la enfermedad progresa, la necesidad de una intervención que estimule el proceso natural de curación es cada vez más importante” explicó Franklin. “Trabajando con colegas del Instituto de Células Madre de Harvard, hemos demostrado que los efectos de la edad sobre la remielinización son reversibles, lo que da cierta confianza para usar las propias OPC del cerebro para la regeneración de mielina”.
     
    Sin embargo, para entender cómo estimular los propios mecanismos de reparación del cerebro primero se necesita saber cómo el cerebro detecta las lesiones e inicia la reparación.
     
    Thora Karadottir cree que uno de los problemas es cómo el cerebro detecta el problema y que depende de la rapidez con la que los mensajes se transmiten a través del cerebro. “La diferencia de velocidad entre una neurona intacta y otro dañado puede ser como comparar la velocidad de un guepardo a una tortuga,” dijo ella. “Estoy escuchando a escondidas en la autopista de la información mediante la unión electrodos a las neuronas y las OPC.”
     
    Sus hallazgos muestran que las fibras dañadas liberan una molécula llamada glutamato. “Es su” grito de ayuda “a los OPC. Si esto no sucede, o si los OPCs no ‘oyen’, a continuación, la reparación se reduce.” Karadottir está trabajando con Numedicus, una empresa que se especializa en el desarrollo de los usos secundarios de los medicamentos existentes, para poner a prueba los medicamentos que ella espera que sea capaz de amplificar esta señal y aumentar el proceso de reparación para tener una posibilidad de reversión de la esclerosis múltiple.
     

    Células madre y esclerosis múltiple

     
    Mientras tanto, el equipo de Robin Franklin ha demostrado que es posible poner en marcha los OPC, guiando a la formación de los oligodendrocitos y la formación de la vaina, con el uso de un fármaco que se dirige al receptor retinoide X-gamma, una molécula que se encuentra dentro de las OPC. Los resultados son positivos y los ensayos clínicos comenzarán en breve en colaboración con el Dr. Alasdair Coles, del Departamento de Neurociencias Clínicas y el Centro MRC de Medicina Regenerativa de la Universidad de Edimburgo.
     
    Lo que es interesante sobre el rejuvenecimiento de la remielinización es que el tratamiento afectó principalmente la inflamación en las lesiones desmielinizantes, y específicamente el reclutamiento de células llamadas macrófagos. Estos son “grandes comilones” del cuerpo – su función es buscar y engullir basura. “Hemos identificado los restos de mielina como un potente inhibidor de las células madre. Aprender cómo está siendo detectado por las células madre nos permitió superar esta inhibición mediante el uso de fármacos como ibudilast. Un ensayo clínico para probar estos efectos está en proceso de preparación en la actualidad”, explicó Marcos Kotter.
     
    Este trabajo de Franklin y Kotter es representante de un giro interesante en la investigación de la esclerosis múltiple. Cada vez más, los investigadores están estudiando cómo el ambiente que rodea el daño puede mejorarse para ayudar ala remielinización natural en la esclerosis múltiple“Es una curiosa paradoja”, dijo Franklin. “La esclerosis múltiple está causada por el sistema inmune, pero los componentes del sistema inmune también son clave para su recuperación.”
     
    El equipo de Stefano Pluchino, por ejemplo, ha demostrado que la inyección de células madre del cerebro en ratones con esclerosis múltiple funciona de una manera sorprendente. En lugar de hacer nuevos oligodendrocitos (u otras células del cerebro), las células parecen funcionar reseteando la respuesta inmune perjudicial, creando mejores condiciones para las propias células madre del cerebro para reemplazar o restaurar lo que se ha dañado. Ahora está desarrollando  células madre más eficientes y nuevos fármacos, incluyendo nanomedicina, para fomentar la curación de la lesión cerebral de la esclerosis múltiple.
     
    Dado el complejo panorama de las actividades anormales que ocurren en el cerebro durante la esclerosis múltiple, ¿serán las terapias combinadas el camino a seguir? “Por supuesto”, dijo Franklin. “En los próximos diez años veremos una mayor comprensión de la biología fundamental en la esclerosis múltiple, vamos a identificar más objetivos que pueden producir medicamentos eficaces y tendremos estrategias más refinadas para la realización de ensayos clínicos.”
     

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario en la entrada