miércoles, 13 de agosto de 2014

El gen que controla la velocidad de la conducción nerviosa influye en esclerosis múltiple


 
Una reducción de la velocidad de conducción nerviosa en pacientes que padecen esclerosis múltiple puede desencadenar que lo síntomas de esta enfermedad empeoren.



DiarioMedico  |  13/08/2014

Investigadores de la Universidad de Lubeck (Alemania) han descubierto un nuevo gen que controla la velocidad de la conducción nerviosa. El estudio, publicado en The American Journal of Pathology, indica que una reducción de la velocidad de conducción en pacientes con esclerosis múltiple puede agravar los síntomas de esta enfermedad.

Utilizando varios enfoques genómicos, Saleh M. Ibrahim, del Departamento de Dermatología, Venereología y Alergología y sus colaboradores, estrecharon el objeto de su estudio centrándose en la región de control genético de la enzima inositol polifosfato-4-fosfatasa II (Inpp4B), que es el material genético de que ayuda a regular la vía de señalización fosfatidil inositol. Las enzimas en esta familia están implicadas en las funciones celulares como el crecimiento de la célula, la proliferación, diferenciación, motilidad, supervivencia y la comunicación intracelular.

A lo largo de una serie de experimentos en ratones, los investigadores analizaron el locus genético de la encefalomielitis autoinmune experimental (EAE31), que anteriormente ya había mostrado una capacidad para controlar la latencia y la aparición clínica de la EAE en roedores. Los autores utilizaron técnicas avanzas como los mapas cognitivos, análisis de haplotipo sillico y la genómica comparativa, que fueron capaces de crear un mapa preciso de Inpp4b y del gen de rasgos cuantitativos para EAE31.

Los investigadores analizaron ocho cepas diferentes de ratones y descubrieron que estas podían dividirse en dos grupos basándose en las diferencias en las secuencias de aminoácidos. Las cepas con más latencia del alelo SJL/J tenían los dos aminoácidos mientras que aquellos que tenían menos latencia del alelo C57BL/10S tenían otros. Estos resultados sugieren que el polimorfismo estructural Inpp4B está relacionado con una mayor velocidad de la conducción neural.

En otro experimento, los autores compararon la velocidad de conducción motora en ratones modificados genéticamente con una mutación del gen Inpp4b de los ratones de control. La conducción nerviosa en este grupo fue más lenta que en el grupo control.

Finalmente, los investigadores analizaron los polimorfismos Inpp4b en pacientes con esclerosis múltiple y observaron dos cohortes: uno de España (349 casos y 362 controles) y otro de Alemania (562 casos y 3.314 controles). La relación entre los polimorfismos Inpp4b y la susceptibilidad a la esclerosis múltiple fue estadísticamente significativa cuando se agruparon las cohortes. Sin embargo, aunque los estudios españoles mostraban una fuerte asociación entre Inpp4b y la esclerosis múltiple, los alemanes indicaban una relación más débil entre ambas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada