Desde Septiembre de 2008 dedicado a las formas progresivas de la EM

IR A
PÁGINA DE INICIO


domingo, 26 de febrero de 2012

Teresa Forcades: "Si las mujeres de la Iglesia quisiéramos, esto cambiaría en 24 horas"


Perfil Teresa Forcades i Vila (Barcelona, 1966), licenciada en medicina y teología, doctora en salud pública, es monja benedictina en el monasterio de Sant Benet y una celebridad mediática  a raíz de los vídeos en los que criticó la industria farmacéutica y la psicosis por la gripe A para favorecer las campañas de vacunación. Referente de la lucha de las mujeres de la Iglesia, mantiene la crítica contra los abusos en la medicalización de la sociedad.

CARLOS CAPDEVILA - 26/02/2012 - ARA.CAT
Traducido del catalán

Hace días que no tenemos noticias suyas. ¿Qué prepara?

¡Eh! Que yo no preparé nada! Lo de la gripe no fue buscado, sino fruto de una inquietud personal y compartido que tuvo una difusión inesperada. El revuelo no se ha acabado, tengo mucha demanda de ayuda que quiero responder, tanto con particulares como con medios, conferencias ... Y preparo un libro sobre la medicalización.

Me resume la tesis?

El título quizás acabará siendo La desmedicalización, porque es posible hacerlo de otra manera. En la época moderna medicalizar era introducir medidas higiénicas, cuidados antibióticas y, por tanto, cuanto más medicalizada era la sociedad, más sana. Hoy cuanto más medicalizada está una sociedad más enfermedad hay, porque atribuimos una etiqueta diagnóstica a fenómenos de la vida cotidiana que años atrás a nadie se le habría ocurrido etiquetar como patología, por ejemplo la fobia social, que antes llamábamos ser tímido. Además, se le propone un tratamiento farmacológico de por vida, porque como es un rasgo caracterológico ...

Más ejemplos.

El sexo, con el reduccionismo farmacológico que dice: "Esto es un problema médico y hay una píldora que puede mejorar". Otro ejemplo es el de la muerte, que la reducimos a conversaciones del tipo: "Que ha pasado el médico? Han subido el oxígeno? Ya le han dado la pastilla? ..." Y con ello van pasando las horas, y no ha habido espacio social para abordar la realidad espiritual o humana. Otro caso, la hiperactividad infantil. Ha habido iniciativas-pagadas por las casas que patrocinan un medicamento-que son las informaciones en las que nos basamos para decir que hay un gran porcentaje de niños que tienen este problema, y ​​tienen que comprar tal pastilla.

Quizás somos nosotros los que mañana demos etiquetas, una solución fácil para cada cosa.

Y tanto. Hay unos intereses externos pero la conciencia humana siempre es más potente, a ti no te venden la moto si no te dejas. Pero Illich ya dijo que "el sistema médico se ha convertido en un peligro para la salud" y también que "la obsesión por la salud ha convertido en una patología". A Jesús lo habrían llenado de pastillas hoy, porque no creo que tuviera completo bienestar social y físico. Nadie deja-con razón-que el cura le diga cómo debe vivir, y en cambio tú vas al médico y allí parece que te puedan decir lo que tienes que hacer y lo que no debes hacer. Esto será si tú quieres

No tiene miedo de criminalizar toda una industria que ha salvado muchas vidas?

No puede ser que la salud sea un negocio, en eso soy radical. Evidentemente, la industria no es tonta y, si hay una universidad que está haciendo una investigación que es buena, allí y le compra la patente, pero lo que ha beneficiado a la humanidad es lo que se estaba inventando: que nos venga una industria y haga negocio no nos hace ningún bien.

Pero los investigadores lo hacen con la esperanza de que les compre alguien.

Si lo hacen con esta esperanza no descubrirán nada bueno. Hay una crisis de innovación porque se hacen drogas que son repeticiones con una variación de moléculas mínima para poder patentar como nuevas. Para innovar de verdad tienes que tener un corazón y una mente abiertos, tienes que ser un poco genio y no pensar en el dinero.

¿Qué piensa de la homeopatía?

La homeopatía y las medicinas alternativas han sido un descubrimiento para mí desde que estoy en el monasterio. La medicina convencional es muy decepcionante para las enfermedades crónicas. Además, ahora soy acupuntora. A una hermana con artrosis que tiene 90 años la píldora le hace efectos secundarios, y con las agujas el mal le marcha igual.

La industria farmacéutica no es tan intocable como dicen, usted la ha tocado y no le ha pasado nada. O sí?

Retiraron la financiación de un congreso en el que yo iba a hablar. Si estuviera en ejercicio médico dentro del sistema sí me habrían pasado cosas.

¿Qué?

La promoción y la financiación cada vez más dependen de estas industrias, tanto en la Facultad de Medicina como en cuanto a las posibilidades de los parques biomédicos de investigación, que cada vez más dependen de capital privado. Cuando se habla de partenariado público-privado, si la capacidad decisoria es del privado es una estafa al erario público.

Lo que hace la industria farmacéutica, primero asustarnos y después vendernos la solución, no es también lo que hace la Iglesia?

Sí, y cuando lo hace es un abuso de poder. El miedo es el peor argumento que puedes utilizar. Vender un Dios que juzga, que castiga, que te está vigilando a ver si te equivocas y que tiene unos representantes que te vigilan más de cerca es una perversión que me indigna más que las farmacéuticas. Lo que me gusta de los Evangelios es el mensaje liberador, que tú estás hecho a imagen de Dios, que Dios es amor y libertad absolutos y tú eres una concreción del amor y la libertad de Dios en el espacio y el tiempo, eres una pieza única y eres amado desde el principio, te han hecho por amor y por amor te esperan, a mí me encanta eso!

Sus padres no eran creyentes, ¿verdad?

Mi padre se llamaba claramente ateo, ahora ya no sé si se diría, y la madre no se diría atea pero de la Iglesia más bien me habían enseñado a sospechar. Yo antes de los 15 no me lo había planteado, me llevaron a una escuela laica y catalana. Más adelante, mi experiencia en la escuela Sagrado Corazón era crítica porque las monjas lo hacían todo en castellano, yo tomaba los apuntes en catalán y me decían roja ... Pero allí, en unas convivencias en que nos pusieron una Biblia en las manos, tuve un impacto muy grande, y voy enfadarme: "He perdido 15 años de mi vida! A mí nadie me ha explicado esto!"

Aunque tardó en hacerse monja.

Sí, no fue hasta años más tarde, vine al monasterio a preparar unos exámenes de medicina y comenzó esta lucha interior, que es una mezcla de fascinación y terror: "Esto que siento es Dios que me está hablando? Si lo es, es fascinante, y si no lo es tal vez me estoy volviendo loca ".

Y ver que la Iglesia no avanza en temas como la homosexualidad y el papel de la mujer ...

Yo soy fiel a lo que me ha parecido que era de Dios y soy crítica con la institución. Los monasterios son espacios de realización femenina independientes de la sociedad patriarcal. Es un ámbito de mujeres en que los roles típicos de feminidad y masculinidad no pueden jugar ningún papel.

Pero cuando ve el Papa en la Sagrada Familia y ve aquellas monjas allí que hacen de criadas, o cuando usted no puede oficiar una misa ...

 Me sitúo con toda la crítica, y con la conciencia de que yo no quiero esperar a que cambien las cosas desde arriba. Si las mujeres de la Iglesia quisiéramos, esto cambiaría en 24 horas. Sólo que no fuéramos a las iglesias, ya caería todo. Y así estamos. Yo creo que eso no aguanta mucho más.

Debe de estar a favor de todos los velos, si usted lleva.

El criterio fundamental es: "Esto es lo que quieren las mujeres o es lo que dice alguien que ha de querer?" Si vivo en una sociedad musulmana en que si no llevo velo o burka me queman o azotan, pues eso no puede ser.

Lee diarios?

Tengo una desconfianza de la independencia actual de los medios de comunicación. Lo de Libia es una vergüenza cómo ha ido. Es un asesinato descarado, es una intervención injustificada y es una manera de ir a hacer de salvadores de un país que provocará el mismo que en Irak y Afganistán, que están mucho peor ahora. Es de escándalo la poca capacidad crítica de la información en política internacional.

Es independentista?

Sí, puedo ser independentista perfectamente. Lo que encuentro ridículo es que esto no se pueda plantear como una opción. El ejercicio de la política responsable para mí pasa por integrar estructuras cada vez más solidarias. Hay suficiente experiencia histórica acumulada para saber que un gobierno cercano es el que tú puedes hacer responsabilizar de manera más directa. Y que cuanto más arriba vayas, y ahora pasa en Europa, la burocracia es compleja y alejada de la toma de decisiones. La Trinidad ya nos dice que la diversidad es óptima, que no hay una unidad más allá de la diversidad.

Así, la Iglesia española no ha entendido la Santísima Trinidad?

No, en absoluto. Esta idea de uniformizar es una idea absolutamente contraria al que se deduce de la visión del mundo cristiana.

Llegará la independencia de Cataluña?

Si queremos, sí. Esto es lo mismo que las mujeres en la Iglesia. Si queremos, en 24 horas. Y no lo digo en broma, yo me lo creo eso, creérselo es fundamental. Si esperas que ellos muevan pieza, ni en 24 horas ni en 24.000 años.

Es optimista pese a la crisis?

Estoy preocupada. Pienso que los niveles de sufrimiento, de abuso, de injusticia que se están dando son de escándalo mayúsculo y empeorarán. Tenemos que hacer caso de las reivindicaciones más básicas del movimiento de los indignados.

Con tanto trabajo y su capacidad de liderazgo, no se le hace extraño estar quieta en el monasterio?

La vida monástica no es una república feminista independiente donde no nos importa lo que pasa. Tenemos muchos lazos, no es un refugio amurallado.

Se ve toda la vida aquí, en Sant Benet?

Si Dios quiere. Pero si en algún momento tengo que decir algo que puede poner en peligro que yo pueda continuar aquí, tengo que poder decir. Es una exigencia que tengo conmigo misma, la coherencia y la fidelidad a la verdad. Aquí he encontrado mi hogar y puedo crecer y ser yo misma, pero tengo que ser capaz de ponerlo en juego. El cristiano debe mirarse en Jesús, ya Jesús las cosas no le fueron demasiado bien. Sé que me pueden pasar cosas que no espero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario