Desde Septiembre de 2008 dedicado a las formas progresivas de la EM

IR A
PÁGINA DE INICIO


martes, 20 de diciembre de 2011

Ejercicios pélvicos ayudan a hombres con vejiga hiperactiva


lunes, 19 de diciembre, 2011 - NUEVA YORK (Reuters Health)

Un nuevo estudio demuestra que los hombres con vejiga hiperactiva mejorarían con ejercicios del piso pélvico tanto como con medicamentos.

"La terapia conductual es tan efectiva como el tratamiento farmacológico en los hombres y eso es muy importante", dijo el doctor Jason M. Hafron, urólogo del Hospital William Beaumont, en Michigan, quien no participó del estudio.

"Es más seguro, económico y es efectivo. Este estudio generara más conciencia de que el ejercicio es una opción", agregó Hafron.

Las personas con vejiga hiperactiva sienten una urgencia repentina de orinar que provocaría incontinencia. Varios cambios conductuales pueden ayudar; y también se recetan fármacos.

Un equipo estudió a 143 hombres de mediana edad y mayores con problemas urinarios a pesar de estar bajo tratamiento con fármacos llamados alfabloqueantes. Al azar, les indicaron utilizar una medicación más, oxibutinina (Ditropan XL), o aplicar técnicas conductuales durante ocho semanas.

Las técnicas incluían restringir el consumo de líquidos durante la tarde, controlar la urgencia urinaria a la noche y entrenar los músculos del piso pélvico con tres sesiones cortas de contracciones de entre 2 y 10 segundos, en 45 secuencias por día.

Los hombres de ambos grupos pasaron de orinar 11 veces diarias a nueve veces por día, según sus propios registros. Los que hicieron ejercicio también fueron al baño cinco veces menos durante la noche en una semana, comparado con dos veces menos en el grupo de control.

Más del 90 por ciento de los participantes dijo que estaba completamente o algo satisfecho con los tratamientos, según concluyó el equipo del doctor Theodore M. Johnson II, que publica los resultados en Journal of the American Geriatrics Society.

Johnson, jefe de geriatría de la Emory University, en Atlanta, destacó que "lo importante de este estudio es que utilizó en hombres un enfoque aplicado a las mujeres para determinar la efectividad de un tratamiento físico y conductual".

"Si una persona no responde a un fármaco, quizás no necesite probar otro si tiene ganas de hacer ejercicios", añadió Johnson.

Se estima que uno de cada seis estadounidenses padece vejiga hiperactiva. Hafron opinó que el problema, que a menudo se diagnostica en las mujeres, está subdiagnosticado en los hombres porque los síntomas pueden confundirse con trastornos de la próstata.

FUENTE: Journal of the American Geriatrics Society, online 7 de noviembre del 2011

No hay comentarios:

Publicar un comentario