viernes, 23 de octubre de 2015

Vitaminas y minerales beneficiosos para los afectados de esclerosis múltiple

 
Fuente: National MS Society
Fecha de publicación: 15/10/2015

Una de las tesis sobre nutrición más aceptadas hoy en día es que “somos lo que comemos”: nuestro cuerpo reacciona y evoluciona según los alimentos con los que nos nutrimos. Por eso es tan importante seguir una dieta equilibrada. Las personas afectadas por esclerosis múltiple (EM) tienen unas condiciones físicas particulares que hay que tener en cuenta a la hora de planificar su alimentación. Y para poder complementar su dieta diaria es interesante saber qué vitaminas y minerales les son más beneficiosos.
Las principales fuentes de vitaminas se encuentran en frutas y verduras, aunque si se necesita consumir una vitamina específica también se puede obtener a través de suplementos en formato pastilla. Hay que saber que las vitaminas no trabajan de forma aislada, es decir, están en equilibrio con el resto de elementos del cuerpo, motivo por el que una dosis elevada de una puede provocar la deficiencia de otra. En este sentido, existe una escala internacional que especifica la cantidad mínima que se recomienda tomar cada día para evitar enfermedades: la Cantidad Diaria Recomendada (CDR). A continuación presentamos la lista de vitaminas y minerales más habituales en las dietas de las personas afectadas por EM:

Vitamina D

También conocida como calciferol o “vitamina antiraquítica”, forma parte del grupo de los esteroides y juega un papel importante en la salud de los huesos. Existen varios estudios que relacionan la vitamina D con la ralentización del desarrollo de la EM, ya que se sabe que tiene propiedades que alteran la función inmunológica; por otro lado, una falta de vitamina D también se relaciona con un riesgo más elevado de desarrollar nuevas lesiones o sufrir una recaída. A pesar de eso, hay que subrayar que no está demostrado que tomar suplementos de vitamina D reduzca el riesgo de sufrir un ataque o detenga la progresión de la discapacidad. En cualquier caso, su ingesta también es recomendable para prevenir la osteoporosis. Las personas con EM que tienen más riesgo de sufrir osteoporosis son las mujeres que realizan poca actividad física, que están poco expuestas al sol y que estén recibiendo un tratamiento continuado con esteroides.

Dónde se encuentra: En productos lácteos fortificados, aceite de hígado de pescado y pescado azul (otra forma de obtenerla es a través de la radiación solar, que depende del área geográfica donde se viva, de la pigmentación de la piel y de la estación del año)
CDR: 600-800 IU (unidades internacionales). 1 IU de vitamina D = 0,025 μg de colacalciferol/ergocalciferol
Toxicidad: Dosis superiores a 4.000 IU diarias

Vitaminas antioxidantes

Las principales vitaminas antioxidantes son la A (especialmente en la forma de betacaroteno), la C y la E. El proceso de oxidación se produce cuando se transfieren los electrones de una sustancia a un agente oxidante. Estas reacciones producen radicales libres, unas moléculas muy inestables con un electrón desapareado que pueden dañar las células del cuerpo y que, principalmente, son las causantes del envejecimiento. Las vitaminas antioxidantes tienen la función de reducir los daños causados por los radicales libres. Algunos estudios indican que estos daños pueden tener relación con el hecho de ser diagnosticado con EM, aunque no está demostrado que tomar suplementos antioxidantes tenga efectos beneficiosos en personas afectadas por esta enfermedad. Por otro lado, hay que tener en cuenta que los antioxidantes pueden estimular el sistema inmunológico y que en muchos casos pueden ser perjudiciales para las personas afectadas por EM. Una de las mejores maneras de obtener antioxidantes es comiendo entre 2 y 4 piezas de fruta al día o entre 3 y 4 raciones de vegetales.

• Vitamina A.
También conocida como retinol, es necesaria para la vista y para un crecimiento adecuado: interviene en la formación de células epiteliales, en el crecimiento óseo y en el desarrollo de la piel y las mucosas. La vitamina A es liposoluble (soluble en cuerpos grasos y aceitosos) y si se consume en grandes cantidades, además de que puede acumularse en el cuerpo, puede afectar al feto de las mujeres embarazadas. En caso de que una embarazada necesite esta vitamina se recomienda que la obtenga mediante fruta y verdura.

Dónde se encuentra: Aceite de hígado de bacalao, hígado, huevos, zanahoria
CDR: 2.300 IU para mujeres y 3.000 IU para hombres. 1 IU de vitamina A =  0.3 μg de retinol o 0,6 μg de betacaroteno
Toxicidad: Dosis superiores a 10.000 IU diarias

 Vitamina C.
çGeneralmente conocida como ácido ascórbico, la vitamina C tiene un papel esencial en el metabolismo de los tejidos corporales. Hay gente que toma suplementos de vitamina C para prevenir infecciones urinarias (porque acidifica la orina y elimina bacterias) aunque no hay evidencias que este método sea efectivo. Los afectados por EM que quieran prevenir infecciones urinarias pueden hacerlo mediante la ingesta de arándanos o arándanos rojos.

Dónde se encuentra: Cítricos, tomates
CDR: 75 mg para mujeres y 90 mg para hombres (en caso de ser fumador, hay que añadir 35 mg más)
Toxicidad: Dosis superiores a 2.000 mg al día pueden causar diarrea o disfunciones en los riñones

• Vitamina E.
Su principal función es prevenir daños producidos por oxidación en las membranas o revestimientos celulares. En general, no se necesitan grandes suplementos adicionales de vitamina E en personas que tienen una dieta rica en ácidos grasos poliinsaturados. El análisis de datos de algunos estudios indica que las personas que toman cantidades superiores a 400 IU al día tienen una mortalidad más elevada y que incrementa el riesgo de cáncer de pulmón entre los fumadores. Se recomienda que los afectados por EM tomen dosis no excesivamente altas (por debajo de las 100 IU diarias).

Dónde se encuentra: En muchos alimentos, principalmente en vegetales de hoja verde. También se encuentra en aceites vegetales, frutos secos y carne
CDR: 22 IU tanto para hombres como para mujeres. 1 IU de vitamina E = 0,667 mg de d-alfatocoferol o 1 mg de dl-alfatocoferol)
Toxicidad: Dosis superiores a 1.500 IU diarias

Vitamina B6
También conocida como piridoxina, es una vitamina hidrosoluble (se elimina a través de la orina) que interviene en las reacciones enzimáticas del metabolismo de los aminoácidos. Es útil para combatir la fatiga, el estrés, la depresión o las alteraciones del sueño. Las dosis elevadas de vitamina B6 en personas afectadas por EM pueden provocar sensación de adormecimiento, hormigueo o dolor.

Dónde se encuentra: En muchos alimentos, entre ellos el pescado (especialmente salmón y atún), carne de cerdo y pollo, alubias, plátanos y la mayoría de vegetales
CDR: 1,3-1,7 mg para adultos entre 19 y 50 años
Toxicidad: Dosis superiores a los 1.000 mg al día

Vitamina B12
Esta vitamina, que también se conoce como cobalamina por su alto contenido de cobalto, es necesaria para la producción de glóbulos rojos y para un adecuado funcionamiento del sistema nervioso. De hecho, la falta grave de vitamina B12 puede provocar síntomas neurológicos, y algunos estudios indican que hay una relación directa entre los niveles de esta vitamina y la EM (según parece, los afectados por EM acostumbran a tener niveles de vitamina B12 más bajos que el resto de la población). A pesar de esto, no está demostrado que tomar vitamina B12 mejore los síntomas neurológicos de los afectados por EM o que ayude a ralentizar los efectos de la enfermedad.

Dónde se encuentra: Huevos, carne, aves, marisco y productos lácteos
CDR: 2,4 μg al día tanto para hombres como para mujeres
Toxicidad: no se han establecido efectos adversos debido a su bajo riesgo de toxicidad pero se recomienda no tomar más cantidad que las dosis recomendadas.

Minerales

Selenio
Elemento con propiedades antioxidantes que ayuda a prevenir el daño celular (para más información, consultar el apartado de “vitaminas antioxidantes”). Algunos estudios han descubierto que las personas afectadas por EM tienen niveles de selenio más bajos que el resto de la población. A pesar de que aumentar la ingesta de selenio previene el envejecimiento celular, también puede provocar el empeoramiento de los síntomas de los afectados por EM a causa de un aumento de la respuesta inmunológica.

Dónde se encuentra: Marisco, legumbres, cereales, carnes bajas en grasas y productos lácteos
CDR: 55 μg para personas mayores de 14 años
Toxicidad: Dosis superiores a 400 μg al día

Calcio
Importante en el proceso de formación de dientes y huesos, así como en la regulación de muchos otros procesos orgánicos, el calcio es el mineral más abundante en el cuerpo humano. De hecho, una de las hipótesis que explican la causa de la EM está relacionada con la ingesta de calcio: algunos estudios señalan que algunas personas afectadas por EM tomaban grandes dosis de leche durante su infancia y que dejaron de hacerlo una vez llegaron a la adolescencia. Pese a esta tesis, hay pocas evidencias que lo demuestren. Sea como sea, el calcio también es muy importante para prevenir la aparición de la osteoporosis, una enfermedad que los afectados por EM tienen riesgo de sufrir.

Dónde se encuentra: Principalmente en vegetales de hoja verde y huevos
CDR: 1.000-2.000 mg al día en personas adultas
Toxicidad: Más de 2.000 mg al día en personas de más de 50 años y más de 2.500 mg al día en personas de entre 19 y 50 años

Zinc
Este mineral está presente en varios procesos del cuerpo humano: interviene en el funcionamiento de la glándula prostática, en la síntesis de proteínas y colágeno, en la cicatrización de heridas... Uno de los principales beneficios del zinc es la activación del sistema inmunológico y la prevención del estrés, aunque no hay estudios concluyentes en personas afectadas por EM. De hecho, existe cierta controversia porque algunos indican que los afectados por EM acostumbran a tener niveles de zinc bajos y otros, que acostumbran a tenerlos altos. En cualquier caso, dosis altas de zinc pueden provocar una deficiencia de cobre, cosa que puede inducir a sufrir mielopatías (que tienen síntomas neurológicos parecidos a los de la EM). Por todo ello, se recomienda que los afectados por EM eviten tomar dosis elevadas de zinc.

Dónde se encuentra: Ostras, cereales fortificados, carne, legumbres, productos lácteos
CDR: 11 mg para hombres y 8 mg para mujeres
Toxicidad: Dosis de 225 a 450 mg al día

Los complementos vitamínicos y los minerales pueden ser muy importantes para hacer frente a alguna deficiencia en el organismo. Los análisis de sangre son la forma más habitual de descubrir estas carencias y el médico tiene que ser quien informe de ellas. Una alimentación rica en las vitaminas y los minerales que se necesiten puede ayudar a equilibrar los niveles bioquímicos del cuerpo.

Acceso al documento original:
Vitamins, minerals and herbs in MS
 http://www.nationalmssociety.org

Disponible en:
http://www.nationalmssociety.org/NationalMSSociety/media/MSNationalFiles/Brochures/Brochure-Vitamins,-Minerals,-and-Herbs-in-MS_-An-Introduction.pdf

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada