Desde Septiembre de 2008 dedicado a las formas progresivas de la EM

IR A
PÁGINA DE INICIO


martes, 22 de marzo de 2011

En la esclerosis múltiple hay que crear confianza entre médico y paciente, así opina el Dr. Jordi Matías-Guiu, opinión que comparto en su totalidad. Necesitamos un referente en quien poder apoyarnos en nuestra travesía con la enfermedad. 



Existen dos enfermedades que, debido a sus características, requieren unas particularidades comunicativas propias en la consulta de un médico neurólogo. Una es la esclerosis múltiple; la otra es la esclerosis lateral amiotrófica, más conocida como ELA. Y quienes han de adquirir estas aptitudes comunicativas son los médicos y enfermeras que desempeñan, cada día, su labor en las áreas neurológicas de hospitales y centros de salud.

¿Cuáles son esas peculiaridades? Para el doctor Jordi Matías-Guiu tales particularidades se deben a que la esclerosis múltiple «es una enfermedad que, por durar muchos años, da lugar a una gran cantidad de alteraciones en la vida diaria del paciente, en su calidad de vida. En el caso de estos enfermos, la relación médico-paciente no va a ser cosa de un día, sino que se alargará en el tiempo, por lo que se hace imprescindible fomentar una confianza mutua».

Referente a la ELA, una enfermedad degenerativa neuromuscular que afecta a unas células del sistema nervioso -motoneuronas-, provocando la parálisis muscular progresiva del organismo, la técnica de comunicación empleada por el médico en su relación con el paciente ha de ser radicalmente diferente. Para Matías-Guiu una esperanza de vida no mayor a los 3 ó 4 años marca la diferencia. «Esta circunstancia obliga al medico a tener claro cuándo y cuánto se tiene que informar. Es esencial que el paciente conozca su enfermedad y su situación, para así darle la oportunidad de que tome decisiones. Se tiene que informar de forma clara, aunque sin fomentar la desesperación», matiza.

El doctor Óscar Fernández añade, a la hora de tratar con pacientes de esclerosis múltiple, la importancia de calcular el impacto que tendrá sobre el entorno del enfermo, la noticia de la aparición de enfermedad. «La información y el apoyo ha de ser hacia las dos partes, hacia enfermos y allegados. Es importante tener en cuenta que hasta un 50% de las parejas de enfermos con esclerosis múltiple se divorcian como consecuencia del diagnostico de la enfermedad», afirma Fernández.Cuenta

1 comentario:

  1. Hola Carles, en relación a este apunte, "la confianza mutua" de la que habla el Dr. Fernández es el personal sanitario quien la ha de fomentar y no todos tienene el mismo talante para hacerlo. Yo no trataría de manera diferente ninguna de las dos enfermedades neuromusculares, todas necesitan una especial atención y relación. El Dr. apunta la diferencia en la esperanza de vida, a veces los médicos predicen, según protocolos, evoluciones de las enfermedades que no se cumplen, tanto a mejor como a peor. El caso de mi marido afectado de Ela con 17 años de evolución es un claro ejemplo, aunque el médico de familia dice que es un milagro que todavía esté vivo. Yo no creo en milagros. Y en cuanto a las separaciones de pareja que se producen en estas y otras circunstancias extremas, justamente se producen por falta de confianza mutua y sobre todo por falta de compromiso y debido un mero acto egoista de supervivencia.

    A Joan, mi marido, y a mí nos gusta mucho tu blog.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar