jueves, 12 de septiembre de 2013

La esclerosis múltiple parece tener su origen en una parte del cerebro distinta a la que se creía

 
Extraido de redpacientes.es

La búsqueda de la causa de la esclerosis múltiple ha confundido a los investigadores y profesionales de la salud durante generaciones. Pero Steven Schutzer, médico y científico de la Escuela de Medicina Rutgers de Nueva Jersey, ha encontrado una pista importante de por qué el progreso ha sido tan lento, parece que la mayoría de las investigaciones sobre los orígenes de la esclerosis múltiple se ha centrado en la parte equivocada del cerebro.

El artículo publicado en la revista PLOS ONE sugiere centrar las investigaciones más en la sustancia gris del cerebro y menos en la sustancia blanca. Este cambio de enfoque podría dar a los médicos herramientas eficaces para el tratamiento de la esclerosis múltiple más pronto que nunca antes.

Hasta hace poco, la mayoría de las investigaciones sobre esclerosis múltiple se han centrado en la materia blanca del cerebro, que contiene las fibras nerviosas. Y por una buena razón: los síntomas de la enfermedad, que incluyen debilidad muscular y pérdida de la visión, se producen cuando hay deterioro de una sustancia grasa llamada mielina, que recubre los nervios contenidos en la sustancia blanca y actúa como aislante para ellos. Cuando la mielina en el cerebro se degrada, aparentemente por el propio sistema inmune del cuerpo, y la fibra nerviosa queda expuesta, la transmisión de los impulsos nerviosos puede ser ralentizada o interrumpida. Así que cuando aparecen los síntomas en los pacientes, la sustancia blanca parece ser el sitio del cerebro donde tiene la acción.

Pero el Dr. Schutzer ha abordado el problema desde una perspectiva diferente. Es uno de los primeros científicos en analizar el líquido cefalorraquídeo de los pacientes (LCR) mediante la adopción de todas las ventajas de una combinación de tecnologías llamadas proteómica y espectrometría de masas de alta resolución.

Según explica el Dr. Schutzer:
"Las proteínas presentes en el líquido transparente que baña el sistema nervioso central pueden ser una ventana a los cambios físicos que acompañan a las enfermedades neurológicas".
"Y las últimas técnicas de espectrometría de masas nos permiten ver como nunca antes."

En este estudio, se utilizó ese nuevo enfoque para comparar el líquido cefalorraquídeo de pacientes con esclerosis múltiple recién diagnosticados con el LCR de pacientes de largo diagnóstico, así como el líquido extraído de gente, sin signos de enfermedad neurológica.

Lo que el Dr. Schutzer encontró sorprendió a uno de sus co-investigadores, Patricia K. Coyle de la Universidad de Stony Brook en Nueva York, una de los principales médicos e investigadores de esclerosis múltiple en el país. Las proteínas en el LCR de los pacientes con esclerosis múltiple sugirieron nuevas perturbaciones fisiológicas no sólo en la sustancia blanca del cerebro donde el daño de mielina eventualmente se muestra. También señalaron interrupciones sustanciales en la materia gris, una parte diferente del cerebro que contiene los axones y las dendritas de las neuronas y las sinapsis que transferieren las señales entre los nervios.

Varios científicos presenntaron la hipótesis de que podría haber participación de materia gris en el debut de la esclerosis múltiple, pero la tecnología necesaria para poner a prueba sus teorías todavía no existían. El análisis del Dr. Schutzer proporciona por primera vez esta evidencia física sólida.

Su estudio además incluye un hallazgo sobre nueve proteínas específicas asociadas con la materia gris que eran mucho más abundantes en los pacientes que sólo habían sufrido su primer ataque que en los pacientes con esclerosis múltiple a largo plazo o en los controles sanos.

Según dice la Dra. Coyle:
"Esta evidencia indica que la materia gris puede ser el objetivo inicial crítico en esclerosis múltiple en lugar de la materia blanca."
"Es posible que hayamos estado buscando en el lugar equivocado."

De acuerdo a la Dra. Coyle, esta realización presenta interesantes posibilidades. Una de ellas, dice, es que a los pacientes que sufren ataques que aparecen relacionados con la esclerosis múltiple, se les podría analizar rápidamente el líquido cefalorraquídeo mediante una prueba. Si se encuentran las proteínas que apuntan a los inicios de la esclerosis múltiple, se podría comenzar de inmediato una terapia útil, antes de que la enfermedad pudiese progresar aún más.

Coyle dice que los hallazgos de Schutzer también pueden conducir un día a tratamientos más efectivos para la esclerosis múltiple con muchos menos efectos secundarios. Sin el conocimiento específico de las causas de la esclerosis múltiple, los pacientes ahora tienen que tomar medicamentos que en términos generales pueden debilitar su sistema inmunológico. Estos medicamentos retardan la destrucción de la mielina en el cerebro, pero también degradan la capacidad del sistema inmunológico para mantener el cuerpo sano de otras maneras. Al sugerir una nueva dirección para la investigación de la esclerosis múltiple, Schutzer y su equipo pueden haber sentado las bases para tratamientos más específicos que atacan la esclerosis múltiple, preservando al mismo tiempo otras funciones inmunitarias importantes.

El Dr. Schutzer ve un futuro aún más amplio para el trabajo que está haciendo ahora. Según dice:
"Cuando se perfeccionen las técnicas, se examinaran más condiciones médicas, y los costos por paciente se reducirán. Un día podría haber un amplio panel de pruebas a través del cual los pacientes y sus médicos puedan obtener evidencia temprana de una variedad de trastornos, y utilizar ese conocimiento para tratarlos de forma más rápida y más eficaz de lo que es posible ahora".

Fuente: ScienceNewsline

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada