Desde Septiembre de 2008 dedicado a las formas progresivas de la EM

IR A
PÁGINA DE INICIO


viernes, 7 de enero de 2011

SEGUNDA OPINION


Una segunda opinión, uno de los derechos que tenemos los usuarios del Servei Català de la salut - CatSalut, junto con la libre elección de médico de familia y de médico especialista, con muy pocas, pero si algunas limitaciones.

Esto viene a raíz de la llamada de un compañero, dice con razón que cada día va a menos, hacia atrás como los cangrejos, dice él, está afectado también de EMPP, desde hace mucho más tiempo, iluso de mi le comente:

“Por qué no pides una segunda opinión”, su contestación no tiene desperdicio

“Ya llevo diez segundas opiniones”, es el numero de neurólogos que lo han visitado en la unidad de esclerosis múltiple, cada visita un medico distinto, un grueso expediente en donde se van añadiendo las aportaciones de cada nuevo especialista.

En mi caso son solo seis los neurólogos que me han visitado, este mes tengo nueva visita y la posibilidad de batir mi propia marca personal, digamos que no me puedo quejar, hay quienes acumulan records difícilmente alcanzables.

La trampa consiste en considerar la unidad como un equipo homogéneo de neurólogos, un solo especialista, cuando en la realidad no dejan de ser, distintos profesionales que en cada visita descubren un nuevo paciente y  donde nosotros los sufridos enfermos, conocemos  un nuevo neurólogo/a, al que hay que explicar muchas cosas de nuevo, lo único en común es esa divertida manía de hacernos tocar la nariz, cuando lo que realmente nos pica es otra cosa.

A quien no veremos es al jefe de la unidad, siempre que no despertemos su curiosidad por algún hecho insolito, nunca tendremos esta deferencia. Cuando un paciente sufre un deterioro notable y un incremento de su discapacidad, los neurólogos de mayor experiencia clínica, el jefe de la unidad es uno de ellos, deberían de atender a ese paciente que se le escapa de las manos, no dejando toda la responsabilidad en un joven neurólogo, nadie duda de sus conocimientos, pero si podemos cuestionar su corta experiencia con la enfermedad, tenemos derecho a tener la mejor atención posible dentro del equipo.

Seguramente que esta opinión puede herir la susceptibilidad de pacientes en cuyos territorios escasean los neurólogos, compañeros que reclaman la atención de un neurólogo especializado en EM, pido perdón por ello.

¡Es que no estamos contentos con nada!, ni tantos, ni tan pocos,  igual si tuv……………………

No hay comentarios:

Publicar un comentario