martes, 1 de octubre de 2013

29 nuevos genes asociados a la esclerosis múltiple


A los 23 genes conocidos asociados a la esclerosis múltiple ahora hay que añadir 29 más. ¿Por qué es importante conocerlos? Pues porqué ofrecen datos muy relevantes sobre la enfermedad y cuanto mejor se conozca, más se avanzará en el desarrollo de nuevas formas de abordaje.

Conocer estos 29 nuevos genes implicados en la esclerosis múltiple ayudará a entender mejor los mecanismos que hacen que se desarrolle la patología. El descubrimiento lo ha hecho un grupo internacional de investigadores, coordinados desde las universidades de Oxford y Cambridge y sus resultados los publica la revista internacional Nature.

Los investigadores han estudiado el ADN de 9.772 personas con esclerosis múltiple y el de 17.376 individuos aparentemente sanos que no tenían ningún tipo de relación familiar con los enfermos. De esta forma, han podido localizar 29 genes más asociados a la esclerosis múltiple y han constatado que se trata de un material genético que tiene un papel importante en el sistema inmunitario, específicamente en las células T, que son las encargadas de activar la respuesta inmunológica, por lo que cobran un gran protagonismo en las enfermedades autoinmunes. Además, han comprobado que estos genes también activan las inteleucinas, las encargadas de garantizar las interacciones entre los distintos tipos de las células del sistema inmunitario.

Un dato curioso, gran parte de los genes encontrados también están relacionados con otras patologías autoinmunitarias, como son la enfermedad de Crohn y la diabetes tipo 1, lo que indica que el mismo proceso general tiene lugar en la mayor parte de éstas.

Hace tiempo que se viene hablando del papel de la vitamina D en la esclerosis múltiple. Pues bien, 2 de los 29 genes descubiertos están también implicados en el metabolismo de la vitamina D, lo que refuerza también el posible nexo entre factores genéticos y ambientales.

Identificar las bases genéticas de cualquier enfermedad es importante para conocer los mecanismos que la producen. Ahora se sabe más sobre los genes implicados en la esclerosis múltiple, lo que sostiene la teoría que se trata de una enfermedad fundamentalmente inmunológica. Estos hallazgos son de suma importancia para el desarrollo de futuros tratamientos. Una vez más, se ha demostrado que la investigación genética es necesaria para mejorar la clínica.

Clara Castaño
Departamento de Comunicación de Merck

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada