miércoles, 30 de octubre de 2013

Cuidar a un familiar enfermo prolongaría la vida

 
Traducido del inglés: martes, 22 de octubre, 2013
Por C. E. Huggins
 
NUEVA YORK (Reuters Health) - Un estudio realizado en Estados Unidos reveló inesperadamente que la mortalidad de los adultos que cuidaban a un familiar con una enfermedad o una discapacidad crónica era más baja que en los que no tenían esa responsabilidad.

"(Queremos) destacar el mensaje positivo de que cuidar a otro es algo saludable que deberíamos estar haciendo en nuestras familias", dijo el autor principal, doctor David L. Roth, director del Centro de Envejecimiento y Salud de la Johns Hopkins University.

Dolores Gallagher-Thompson, que dirige el Centro de Educación Geriátrica de la Facultad de Medicina de la Stanford University, en California, consideró que los resultados son "sorpresivos (...) porque estudios previos habían identificado una relación entre el estrés de los cuidadores y la mortalidad".

Gallagher-Thompson señaló que los cuidadores incluidos en el estudio de Roth no estaban excesivamente estresados y no convivían con el familiar enfermo. El estudio tampoco distinguió entre los cuidadores de familiares con demencia y con otras enfermedades.

El 80 por ciento de los 3.503 cuidadores estudiados dijo que no sentía tensión mental o emocional, o que era leve. Menos de uno de cada cinco, o 578, sentía que cuidar a otro le provocaba "mucha tensión".

Dos tercios de los cuidadores eran mujeres. Un tercio eran hijos adultos y uno de cada cinco eran esposos. Más de la mitad cuidaba al familiar menos de 14 horas por semana.

Independientemente de la naturaleza de sus responsabilidades, los cuidadores parecían obtener beneficios de la preocupación por otros.

La tasa de mortalidad era un 18 por ciento más baja en los que cuidaban familiares que en los que no lo hacían (grupo de control), según publica el equipo en American Journal of Epidemiology.
Durante el estudio (2003-2012) falleció el 7,5 por ciento de los cuidadores y el 9 por ciento de los integrantes del grupo de control.

"Se podría decir que es una buena noticia", sostuvo Gallagher-Thompson, que no participó del estudio. Ella considera que, quizás, el altruismo y la espiritualidad de los cuidadores influyeron de alguna manera. "Algunos cuidadores pueden sobrellevar las dificultades", sostuvo.
 FUENTE: American Journal of Epidemiology, online 3 de octubre del 2013
Reuters Health

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada