martes, 29 de octubre de 2013

Pasos esperanzadores para tratar la esclerosis múltiple con una terapia celular


E. ORTEGA - ABC SALUD -  29 de octubre de 2013

Las enfermedades desmielinizantes, como la esclerosis múltiple, podrían ser tratadas en el futuro gracias a la terapia celular. Según una investigación que se publica en Nature Communications, una molécula secretada por las células progenitoras neuronales trasplantadas parece ser clave para el éxito del tratamiento celular de la esclerosis múltiple en un modelo de ratón. El estudio además mejora las comprensión de los mecanismos que subyacen en las células derivadas de células pluripotentes inducidas o iPS cuando se emplean en la terapia celular.

Los trastornos desmielinizantes inflamatorios, como la esclerosis múltiple, están causados por la inflamación que produce un daño resultante en la vaina de mielina protectora que rodea las neuronas. El trabajo de Gianvito Martino, del Instituto Científico Ospedale Raffaele de Milan, en Italia, han trabajado con células progenitoras neurales de ratón producidas a partir de células madre pluripotentes inducidas para ver el efecto de una terapia celular basad en el implante de estas células iPS en el sistema nervioso central en un modelo de esclerosis múltiple.

Menos síntomas

Sus resultados muestran que es la propia inflamación la que atrae a las células implantadas a aquellas zonas que han sido dañadas por la mielina; a continuación, las células iPS segregan una molécula neuroprotectora, denominada factor inhibidor de leucemia (LIF ), que es capaz de promover la remielinización y la supervivencia celular, algo que en el modelo analizado reducía los síntomas clínicos y patológicos y clínicos de la enfermedad en el ratón.

Los investigadores explican que el efecto neuroprotector se produce no por el reemplazo de las células per se, sino a través de la secreción del factor inhibidor de la leucemia que promueve la supervivencia, la diferenciación y la capacidad de la remielinización de los dos precursores de oligodendrocitos endógenos y oligodendrocitos maduros. Así, explican en Nature, además de que se propone un nuevo mecanismo de acción, los resultados amplían aún más el potencial terapéutico de las células progenitoras neuronales derivadas de células iPS en trastornos de la mielina como la esclerosis múltiple.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada